Mostrar/Ocultar
Mostrar/Ocultar Blogs / Diarios
Mostrar/Ocultar Fotos / Pics
Mostrar/Ocultar Ads


Fantasía rusa: paseos por Moscú y San Petersburgo (en construcción) -Diarios de Viajes de Rusia- Troyanazaret
Indice
Indice
Más leidos
Más leidos
Últimos Diarios
Últimos Diarios
Más Votados
Más Votados
Diarios por paises
Diarios por paises
Ayuda
Ayuda

Compartir enlaces Compartir enlaces

 
 
Enlace:    Corto  Largo
Copia el texto de uno de los cajones para compartir el enlace

Diario: Fantasía rusa: paseos por Moscú y San Petersburgo (en construcción)  -  Localización:  Rusia  Rusia
Descripción: Doce días de julio en un viaje familiar por Moscú, St. Petersburgo y, de paso, Riga.
Autor:    Fecha creación: 
Compartir: 
Compartir:


Etapas 1 a 3,  total 4
 1  2  siguiente siguiente



Etapa: Preparando el viaje  -  Localización:  Rusia Rusia
Fecha creación: 19/07/2019 18:47  
Compartir: 
Compartir:

¿Qué viajero no espera estar alguna vez ahí? En ese lugar histórico, ajetreado y ensoñador. Yo por fin lo conseguí. Este año tocaba viaje largo… y caro ¿El destino? Básicamente ese lugar: poder pasear por la Plaza Roja, andar por el corazón de Rusia… y luego todo lo demás.
El viaje ha sido un recorrido de doce días, a principios de julio, entre Moscú y San Petersburgo, con el regalo de un día en Riga.

Como siempre que podemos, el billete de avión lo compré con mucha antelación: en noviembre para principios de julio. ¿Exagerada? Pues mirando luego cómo fueron subiendo los precios, la verdad es que no. Volamos desde Málaga hacia Moscú con Air France (con una breve escala en París) y volvimos desde San Petersburgo hasta Málaga con Air Baltic (con una agradable parada de una noche y medio día en Riga). Los horarios estupendos. Por 220 € por persona ida y vuelta.

El alojamiento también lo cogimos con bastante antelación. En Moscú un apartamento muy bien ubicado y amplio, aunque de decoración demasiado rusa, por decirlo así (420 €, cinco noches). En San Petersburgo un apartahotel también con una ubicación fenomenal, recién reformado y muy cómodo (280 €, cuatro noches). En Riga, para una noche, un hostel céntrico (90 €).

El trámite del visado lo hicimos siguiendo los pasos de la web de Rusalia, por nuestra cuenta y sin ningún problema. En esto la antelación no puede ser mucha, ya que sólo dejan sacarlo dos meses antes de la fecha de viaje. En total los cuatro visados costaron 343 € (232 € el trámite, 40€ el envío/vuelta y 71 € la invitación de hotel), a esto hay que sumar el seguro de viajes, que siempre sacamos pero que en este caso era obligatorio, de 100 € para los cuatro.

Compramos también con antelación los billetes del Aeroexpréss, el tren que lleva del aeropuerto de Sheremétievo al centro de Moscú (14 € para los cuatro).

También reservamos (y pagamos) con tiempo (sobre los dos meses) los billete en el Flecha Roja, el mítico tren nocturno que lleva desde Moscú a San Petersburgo (o viceversa), 235 € el compartimento para los cuatro, con desayuno. Seguimos igualmente las instrucciones de Rusalia sin problemas.

Con respecto a la compra anticipada de entradas en los diferentes museos y palacios, no pudimos hacerlo, ya que las entradas de los niños eran gratuitas y estábamos obligadas a comprarlas directamente en taquilla (ni siquiera en las maquinitas habilitadas para la compra de tickets), pasa igual con las entradas de estudiantes. De todos modos, sabiendo algunos truquillos que os iré contando, tampoco hicimos tantas colas como esperábamos.

Sí que pudimos comprar con antelación entradas para dos espectáculos en Moscú, muy recomendables. Uno fue el espectáculo de baile tradicional ruso de la compañía Kostroma (sin antelación es complicado encontrar sitio), 130 € las cuatro entradas. Y las entradas para un concierto de jazz en los Jardines del Boticario, muy agradable (para ellos sí que no hacía falta la antelación), 80 € las cuatro entradas.

Con respecto al tema del dinero, odio tener que andar buscando casas de cambio cuando estoy de viaje porque al final siempre tengo la sensación de que me han cobrado un precio inadecuado a costa de las dichosas comisiones, así que esta vez encontré una casa de cambio online con un cambio estupendo y allí cambié unos 600 € (el apartamento de Moscú había que pagarlo en cash), la dirección es Ria Currency. Todavía, durante el viaje tuvimos que sacar de un cajero (por cierto, un poco complicados de encontrar) unos 150 €. El resto lo fuimos pagando con tarjeta (mucho más generalizado este pago de lo que habíamos oido) y para no comprometer nuestras tarjetas usándolas en el extranjero, llevábamos las Bnext, con un resultado estupendo.

Para planificar el viaje, por supuesto el foro y los diarios de Los Viajeros, tan fiable y rápido (
gracias, gracias a todos). Y la página de Rusalia, que no he dejado de citar en lo poco que llevo escrito y que se convirtió en mi web de cabecera para preparar el viaje, la recomiendo porque tiene instrucciones muy sencillas para adquirir entradas, visado y demás y está muy actualizada.

Y ya nada más, como veis unos cuantos euros gastados antes de salir y algún que otro quebradero de cabeza con trámites y tickets... y a viajar.

Catedral de San Basilio en Moscú
Una de las Siete Hermanas de Stalin, Moscú


Catedral de la Sangre Derramada en St. Pet.

Canales y palacetes de St. Pet.
Volver arriba
Compartir:


Ver Etapa: Preparando el viaje




Etapa: Día 1.- Un largo viaje y un paseo aplazado.  -  Localización:  Rusia Rusia
Fecha creación: 20/07/2019 15:54  
Compartir: 
Compartir:
El día comenzó temprano. Habíamos pasado la noche en Málaga, en un Holiday Inn justo al lado del aeropuerto, pero nos hicieron madrugar las ganas de salir y el conocimiento de lo “largo” que es dejar el coche y llegar a la terminal en este aeropuerto.

Un vuelo estupendo de Málaga a París, con vistas preciosas de la Torre Eiffel desde arriba, y una paradita de una hora en el Charles de Gaulle, nos permite tomar conciencia de que nuestro viaje es ya una realidad. Un vuelo igual de cómodo, con alguna hora más, y llegamos a Rusia a las 17:30 hora local (una hora más que en España).
Nos daba miedo pasar la aduana… ¡tantas historias que habíamos escuchado! Pues nada, en quince minutos estábamos fuera. Nos miraron el pasaporte y el visado de arriba abajo y ya está. Como no habíamos facturado maletas (sí, lo habíamos conseguido), en un rato estábamos andando por el Aeropuerto de Sheremétievo... ¡qué emoción!


mmmmmmmmm
¡Conseguido! Una maleta y una mochila cada uno y andandommmmmmmmmDe avión en avión.


En la misma aduana dan la tarjeta de inmigración, que es un simple papel del tamaño del pasaporte. Hay que tener mucho cuidado con no perderlo porque luego hace falta para salir del país. Nosotros lo metimos en la misma funda del pasaporte.

Lo primero que hacemos es comprar una SIM rusa en una tienda de Megafón (мегафон). La pedimos con el pack básico, ya que lo único que nos hacía falta era internet (las llamadas a España las hicimos a través de whatsapp).

Este año no he ido apuntando cada gasto detenidamente, he estado perezosa, sólo tengo gastos globales, pero la SIM no costó prácticamente nada, entre 15 y 20 € y fue una compra a la que sacamos muchísimo partido, sobre todo para orientarnos en las ciudades y hacer consultas rápidas.

Con la SIM puesta, buscamos los cartelitos amarillos que señalaban el Aeroexpress, el tren que lleva al centro de Moscú. Nosotros llevábamos los tickets comprados, pero no hace falta realmente. Tuvimos que esperar un poquito porque la cadencia es de una media hora aproximadamente y acababa de salir uno.
El tren es comodísimo, mucho más que el avión, y va pasando por los suburbios de una gran ciudad que no se diferencia en este punto a ninguna otra.

El Aeroexpréss es una opción barata y comodísima para llegar al centro. En bus o en taxi se corre el riesgo de tener que aguantar alguno de los monumentales atascos moscovitas.
Por cierto, en todos sitios recomiendan no tomar un taxi en la calle, incluso con bajada de bandera y taxímetro, el precio suele ser desorbitado para un turista. Lo mejor es instalarse la aplicación Uber o Yandex, que funcionan muy bien. Nosotros lo intentamos, pero no fuimos capaces, os recomiendo que si lo podéis instalar en la misma tienda donde compréis la SIM o en el hotel para que os echen una mano, mejor.


La llegada, en la Estación de Bielorrusia, nos coloca de golpe en pleno Moscú: mucha gente, un idioma extraño, rostros diferentes… ¡hemos llegado! De allí, casi enfrente, está la Estación de Metro de Bielorrusia. Nuestro primer contacto con el metro ruso es muy positivo. En la taquilla compramos cuatro tickets de tres días que estuvimos usando a tope, llevábamos el nombre del bono que queríamos escrito en cirílico: метро три дня.

Había estado leyendo mucho sobre qué bono de metro podía ser el más adecuado. Desde luego el más barato es el de la tarjeta Troyka, una tarjeta de recargo, pero el hecho de andar haciendo cálculos y recargando nos suponía mucho engorro. Siendo el metro tan barato, ya con la tarjeta de tres días nos iba bastanta bien, sólo fueron unos 25 € los cuatro.

Y estrenando nuestras tarjetas, pasamos al subterráneo de Moscú, el subsuelo se podría decir, montados en unas escaleras kilométricas, a una velocidad vertiginosa (lo de “montaña rusa” viene de aquí, fijo) hasta llegar a la estación. Como teníamos los deberes bien hechos, encontramos sin problema nuestra dirección y a unas pocas paradas llegamos a nuestro barrio, en la estación de metro de Novokuznetskaya.

Aquí otro inciso: la cartelería principal del metro está en cirílico y en latino, fuera miedos. Sin embargo, hay que tener cuidado. Desde el vagón de metro no se ve el nombre de la estación, por lo que al principio hay que ir contando las paradas para no equivocarse. En los vagones más modernos hay luminosos que van poniendo el nombre de la siguiente estación, pero aún no son muchos. Al cabo de unos días, ya se ha hecho el oido y a través de la megafonía se puede entender el nombre de la siguiente estación.
Y otra cosa. Más que maravillados por las propias estaciones de metro (preciosas, pero ya un poco decrépitas, la verdad) nos maravilló la cantidad de vagones de cada metro y la frecuencia tan rápida, prácticamente uno detrás de otro.



Tranquilos, la cartelería también está doblada a nuestro alfabeto Guiño
mmmmmmmmm
Un metro con montones de vagones cada muy poco tiempommmmmmmmmCon interminables y rapidísimas escaleras

Al salir de la estación de metro nos encontramos en mitad de un barrio residencial, muy alegre, con muchos árboles. Un grupo de jóvenes cantaba para sacar algo de dinero y había un montón de barecillos y restaurantes llenos de gente. ¡Nos encantó el barrio! y a sólo unos veinte minutos andando de la Plaza Roja.

Nos despistamos un poco para encontrar el apartamento, y de pronto escucho una voz llamándome por mi nombre ¿¿¿??? ¡era la dueña del piso! veía que tardábamos y la buena mujer se había acercado a la estación del metro a esperarnos. Muy amablemente, nos acompañó y nos enseñó el piso. El portal estaba que daba pena (por lo visto es una constante en las grandes ciudades rusas porque pocos pagan la comunidad y mucho menos las derramas para obras) pero el piso estaba “bien”, bueno, quiero decir que era muy amplio y estaba limpio, pero era ruso, ruso, ruso. Daba un pelín de miedo la verdad, con los cortinones de brillo y los dorados por todos lados.


mmmmmmmmm

[align=left]Cada habitación de un color, todo en este estilommmmmmmmmmmmmCon detallitos que daban un pelín de miedo Trist

Se suponía que la dueña nos tenía que hacer un “registro de alojamiento”, un documento más de los que no sirven para nada y cuestan dinero. Pero no dijo nada de eso, y nos hizo una rebaja sobre el precio. Así que nosotros calladitos (lo mismo nos pasó en San Petersburgo).

En fin, que no recomiendo el apartamento, pero sí la zona, y mucho.

Justo al lado del apartamento había un supermercado Billa. Pequeño, pero con todo lo necesario. Estos super están muy bien porque tienen comida preparada con bastante calidad ¡las ensaladas están buenísimas! Encontramos los precios como los de un super español carillo.


Un barrio alegre y muy bien ubicado Muy feliz

Bueno, entre unas cosas y otras, ya había anochecido. Yo aún tenía cuerda para ir a ver la Plaza Roja de noche, pero todos estaban muy cansados. Así que, después de inspeccionar un poco nuestro nuevo barrio, cenamos y a dormir, que mañana tocaba un día intenso.
Volver arriba
Compartir:


Ver Etapa: Día 1.- Un largo viaje y un paseo aplazado.




Etapa: Día 2: Mausoleo de Lenin, Hotel Ucrania y Folclore ruso.  -  Localización:  Rusia Rusia
Fecha creación: 23/07/2019 16:08  
Compartir: 
Compartir:
Cuando hacía los planes de viaje me empeñé en hacer días “temáticos”, con mi obsesión por el orden y la continuidad… imposible. Aunque en verano todos los horarios se amplían bastante, los días de apertura y cierre de los distintos monumentos obligan a hacer un auténtico puzzle, ya que a ello hay que sumar las largas distancias entre unas cosas y otras y las colas, por supuesto. Así que iba a ser un “Día soviético” y quedó un poco en popurrí, en fin.

El caso es que nos levantamos prontito y tomamos el histórico tranvía de la línea A hasta Chistie Prudy, una de las avenidas del Anillo de los Bulevares. Por el corto camino ya vimos que, en contra de toda idea preconcebida, Moscú es una ciudad muy verde: árboles y jardines por todos lados, edificios agradables y muchas cafeterías.

La propia Chistie Prudy nos sorprendió. Imaginad, una avenida de unos tres carriles en cada dirección, flanqueado de bonitas casas, con un precioso parque alargado en medio y un estanque, y es todo tan equilibrado que hay que pararse a mirar lo que se está viendo para hacerse a la idea del tamaño real.
Yo iba buscando la estatua en homenaje a Nadezhda Krupskaya, la mujer de Lenin, cuya biografía me llamó la atención. A pesar del socarrón nombre con el que los moscovitas llaman al conjunto escultórico (“el de las orejas”), nos resultó bonito, con un puntito conmovedor, rodeado de jardines de flores.



Homenaje a la mujer de Lenin

De allí, bajamos por la calle Bolshaya Lubianka, dejando atrás el antiguo barrio de los impresores y el precioso y el escondido convento de Scretienski (bulbos dorados asomando sobre la alta tapia) hasta llegar a la Plaza Lubianka, de siniestro nombre por encontrarse en ella la antigua sede de los servicios de espionaje soviéticos.
Seguimos paseando hacia el teatro Bolshoi, dejando a un lado el histórico Hotel Metropol, con su fachada modernista (nos gusto más que el Bolshoi, que tiene una fachada muy sobria).



El Hotel Metropol, la foto no le hace mucha justicia por el contraluz, pero es muy bonito.

El Bolshoi.


Y por fin… entramos en la Plaza Roja desde la Puerta y Capilla Ibérica, con sus llamativos tonos de verde y rojo.

¿La primera impresión, que dicen que es la que cuenta? Pues la verdad es que nos quedamos un poco extrañados, esperábamos una plaza monumental, pero más que eso es como una calle anchísima y larguísima (medio kilómetro), adoquinada y en cuesta. Así que lo que imaginábamos que iba a ser un Ooooooohhhhhh!!!!, pues más bien se quedó en un Eeeeeehhhh?????
Pero esto no quiere decir que no nos gustara, es impresionante y preciosa: el Museo de Historia de Rusia, en ladrillo rojo, enfrentado a la irreal Catedral de San Basilio con sus bulbos de colores, a un lado la muralla del Kremlin con sus altas torres y al otro los lujosos Almacenes Gum, grandes árboles en un lateral y flores de colores en el otro… Todo ello hace un conjunto de fantasía, como si de un solo golpe de vista se pudiera abarcar todo el espíritu ruso: política, religiosidad, esplendor, economía, exceso, contención, todas esas contradicciones que, desde nuestra visión occidental, componen el misterio que es Rusia.
Todo ese ambiente quimérico no entra sólo por los ojos, ya que como bien pudimos comprobar en el viaje, es una costumbre rusa que haya música (con un volumen alto) en la calle. La Capilla Ibérica y los Gum tenían sus altavoces hacia el exterior, por lo que la Plaza Roja estaba invadida sonóramente de salmos cantados, música variada y anuncios de tours a toda voz, lo que potenciaba aún más la sensación de estar dentro de una película o de un parque temático.

Con todas estas sensaciones vamos recorriendo la Plaza, desde la pequeña Iglesia de Kazán, con sus suaves colores, hasta San Basilio, con sus colores de circo y miles de detalles en los que recrearse.



La pequeña Catedral de Kazan.

Museo Estatal de Historia, de los edificios más bonitos de la Plaza Roja.

Al fondo, San Basilio.


Al ser miércoles, decidimos visitar el Mausoleo de Lenin, una elegante edificación piramidal de mármol rojizo, ubicada al lado de los muros del Kremlin.
Ya se nos ha hecho un poco tarde y la cola “sale” de la Plaza Roja, pero va rápido y no esperamos ni media hora para poder entrar (eso sí, pasamos frío, frío).



El Mausoleo de Lenin se puede visitar los martes, miércoles, jueves o sábados, entre las 10.00 y las 13.00. Es gratuito. Dentro no pueden hacerse fotos, ni pararse, ni hacer ningún gesto, ni ir con las manos en los bolsillos o los brazos cruzados. Esto hace que, aunque haya cola, ésta no suela pasar de una media hora.

Pasamos los arcos de seguridad y vamos por el lateral de la muralla, donde están enterrados presidentes (allí está Stalin) y personajes ilustres. Encontramos la tumba de Yuri Gagarin (nos cuesta un poco porque está en cirílico) y admiramos una inusual vista de los conocidos edificios de la Plaza Roja entre árboles.



Tumbas al pie de la muralla del Kremlin.

Los Almacenes GUM desde el pasillo hacia el Mausoleo


Y entramos en el Mausoleo. Los soldados encargados de vigilarlo están, evidentemente, escogidos: perfectos, guapos, blancos y serios, parecen clonados, ya sólo eso impone. Le llaman la atención a mi hijo por llevar las manos en los bolsillos, pero en un tono suave, no necesitan más. Impresiona mucho. Independientemente de la opinión que se tenga del personaje, fue una persona que cambió el rumbo de la historia, y aquel lugar tan oscuro y frío, con una única luz iluminando el cuerpo embalsamado impone. Sólo hay silencio y respeto. Salimos un poco sobrecogidos.

Por cierto, una curiosidad, os enlazo aquí una página en la que podéis ver las diferentes propuestas para realizar el Mausoleo, algunas no tienen desperdicio.

Desde allí, rodeamos la Plaza por San Basilio. Pensamos entrar, pero no había caído en que hoy es el primer miércoles del mes, día de cierre.

San Basilio abre todos los días en verano, excepto el primer miércoles del mes. De 10:00 a 19:00. El precio de la entrada es de 500R (unos 7,5 €), hasta los 16 años es gratis.


Como es la hora de comer decidimos entrar en los Almacenes GUM, que ocupan todo el lateral de la Plaza, esto es, casi medio kilómetro de tiendas, en su mayoría de lujo. Si ya nos pareció irreal la Plaza, lo de los almacenes GUM es el no va más. La música que suena por los altavoces es como de las pelis tontas americanas de los 50: todo es alegría y amor, Mundo Feliz a tope. Fuentes, flores, estatuas, escaparates de marcas de prestigio… uf. Comemos algo allí, que se está calentito, y volvemos a la calle.



Interiores de los Almacenes GUM

Salimos por Nikolskaya, con sus perpetuas luces de Navidad. Está lloviendo un poco y los figurantes disfrazados de Stalin, Zar y Zarina (el negocio de las fotos con los turistas) aprovechan para fumarse fraternalmente un cigarrillo en un soportal, componiendo una extraña imagen histórica.
Siendo aún buena hora como es, nos damos una vuelta por las taquillas del Kremlin, que por más que he leído y releído no me hago a la idea de cómo van. Las ubicamos, vemos la enorme cola para comprar los tickets de la Armería, no así para adquirir únicamente el de la Plaza de las Catedrales. La verdad es que si no nos hubiésemos asomado, el día de la visita nos hubiésemos puesto por inercia en la cola grande, después de todo lo que había leído. Lo peor era la cola para pasar el arco de seguridad para acceder al recinto, esa sí que era gigantesca, lo que nos ratifica en la idea de venir a primera hora.



La Catedral de Kazan desde Nikolskaya.


Y visto todo lo que había que ver, cogemos el metro, y nos vamos hasta la calle Arbat. Una calle comercial, alegre y con muchas tiendas enfocadas sobre todo al mundo de los souvenirs. La recorremos y nos dirigimos a Nueva Arbat, una avenida anchísima de muchos carriles, con idea de tomar un bus que nos llevara hasta el Hotel Ucrania, una de las Siete Hermanas de Stalin.

Para cruzar Nueva Arbat, igual que pasa con muchas grandes avenidas en Moscú (y en menor medida en San Petersburgo) hay que utilizar pasos subterráneos, no busquéis pasos de peatones porque os podéis hacer unos cuantos kilómetros en vano. Los pasos subterráneos están bastante disimulados, apenas un murete forrado de mármol con forma de U.
Es fácil tomar el bus, el m2 en Dom Knigi, dirección Fili (está a poco de subir del paso subterráneo, tiene detrás un comercio con enormes pantallas), 5 minutos, 4 paradas, hasta Ukraina Hotel (el recorrido es muy fácil, por toda la calle Nueva Arbat hasta el hotel, y es la primera parada nada más pasar el río). En un par de paradas más (enfrente de la estatua de un señor a caballo) se llega a Moscow City.
Aunque no lo parezca, la distancia es muy grande y el paseo no aporta nada, merece la pena tomar el autobús
.


No me esperaba el Hotel Ucrania así. Al ser un edificio eminentemente soviético, más soviético imposible, me esperaba lo típico que se piensa: una mole cuadrada de hormigón y poco más. Pues no, es una construcción racional, pero en absoluto fría. La forma varios niveles que van ganando en altura en la parte central, adornados por pináculos con simbología comunista y coronada por una gran estrella.



La entrada para acceder a la terraza es la del propio hotel. Un hotel de super-lujo, con botones con levita dando la entrada, decoración fastuosa y señoritas extrañamente sonrientes (por aquí lo de sonreír no se lleva mucho) dando la bienvenida. Preguntamos en el hall y nadie parece saber qué es eso de un mirador en la terraza, finalmente nos indican que tomemos el accensor hasta la última planta. No parece ser algo muy turístico, a pesar de tener su propia web, y al llegar vemos el por qué. No es un mirador tal cual, es un lujoso restaurante italiano con una bellissima ambientazione.
La zona de “mirador” es una terraza cubierta que rodea al edificio con una barra y que tiene estupendas vistas de los fantásticos edificios de Moscow City y de toda la gran ciudad perdiéndose en lontananza.
La entrada al mirador nos da derecho a una bebida. Nos pedimos una limonada que nos sirven como si se tratara de un cóctel. La limonada más cara que hemos tomado nunca, pero un día en un viaje es un día en un viaje, y el rato de rélax en aquel lugar tan precioso nos lo merecíamos y lo disfrutamos.




Amortizada al máximo nuestra subida a la terraza, volvemos a ponernos en marcha. Vuelta al bus y al metro camino de Prospect Mira para llegar al moderno teatro Canción del Pueblo, donde teníamos las entradas para el espectáculo de bailes tradicionales de la Compañía Nacional de Danzas Rusas Kostroma.

Es bueno comprar las entradas con antelación de al menos un mes o así. En verano las entradas se terminan pronto y, sobre todo, los lugares más adecuados para verlo, en las filas intermedias.

Por el camino pasamos con la gran Mezquita de Moscú, que nos maravilla por sus colores y su estructura.
Como aún es pronto, decidimos comer algo, pero sólo hay cafeterías por los alrededores. Terminamos entrando en una y pedimos lo poco que hay salado. El encargado se afana por entendernos y atendernos bien. La verdad es que sólo encontramos personas amables, dispuestas a ayudar y, por cierto, algo que no he comentado hasta ahora, el idioma suena bastante bonito (¡qué daño han hecho las pelis americanas con esos malos rusos arrastrando eses! Guiño ).

Y pasamos al espectáculo. Había algún que otro grupo de touroperador y mucho turista, y como ya de por sí íbamos con la cosa de que íbamos a ver alguna “impostura” preparada para los de fuera, nos temíamos lo peor. Nada más lejos de la realidad…¡nos encantó! El cuerpo de baile está formado por bailarines profesionales con un nivel altísimo, y el decorado y el vestuario son fabulosos. En la primera parte contaban una historia de Rusia a través del baile, y en la segunda parte cómo las diferentes regiones rusas habían influído en el folklore tradicional. ¡Nos parece mentira el grado de sincronización de los bailarines! Ritmo y maestría desde el primer momento hasta el último.



A punto de empezar el espectáculo.

La Mezquita, ya casi de noche.


Con este buen sabor de boca nos volvemos al apartamento, de noche ya. Ahora que lo he escrito me doy cuenta de cuánto nos cundió el día ¡no paramos!
Volver arriba
Compartir:


Ver Etapa: Día 2: Mausoleo de Lenin, Hotel Ucrania y Folclore ruso.



Etapas 1 a 3,  total 4
 1  2  siguiente siguiente



Votaciones al diario
Mes Puntos Votos Media
Actual 0 0
Anterior 10 2
Total 10 2
Votos
0 Votos
0 Votos
0 Votos
0 Votos
0 Votos
Para votar este diario debe registrarse como usuario

Registrate AQUÍ
Visitas mes anterior: 552 Visitas mes actual: 265 Total visitas: 817

  Últimos comentarios al diario  Fantasía rusa: paseos por Moscú y San Petersburgo (en construcción)
Total comentarios 4  Visualizar todos los comentarios

Salodari  Salodari  19/07/2019 19:58   
Troyanazaret, qué interesante!! Me quedo por aquí esperando las siguientes etapas, mucho ánimo!!!

Marimerpa  marimerpa  23/07/2019 07:34   
Buen comienzo de diario, tiene muy buena pinta. Ánimo con la continuación.

Luchino  luchino  24/07/2019 16:53   
Muy buen diario, como no podía ser de otra manera.
Esperamos la continuación.

Troyanazaret  troyanazaret  25/07/2019 20:28   
Comentario sobre la etapa: Día 2: Mausoleo de Lenin, Hotel Ucrania y Folclore ruso.
Muchas gracias! Voy sacando tiempo como puedo, espero no tardar mucho en terminarlo

Visualizar todos los comentarios >>
CREAR COMENTARIO EN EL DIARIO

Registrate AQUÍ
Volver arriba

Foros de Viajes
Itinerarios-Rutas Tema: Viajar a Moscú y San Petersburgo: Consejos, itinerarios
Foro Rusia, Bálticos y ex-URSS Foro Rusia, Bálticos y ex-URSS: Viajes por Rusia, Ucrania, Estonia, Letonia, Lituania, Bielorrusia, Moscú, San Petersburgo, Riga, Tallin...
Ultimos 5 Mensajes de 1137
742352 Lecturas
AutorMensaje
Triviria
Triviria
Silver Traveller
Silver Traveller
Abr 23, 2019
Mensajes: 10

Fecha: Vie Ago 02, 2019 08:20 am    Título: Re: Viajar a Moscú y San Petersburgo: Consejos, itinerarios

Hola Pizpireta, nosotros hicimos el levantamiento de puentes, lo reservamos desde aqui por 12,50 no se si fué con Civitatis no recuerdo pero en getyourguide lo reservan al mismo precio. Te recomiendo ropa de abrigo aunque tengan mantas en el barco porque por la noche en el rio y con lo que dura el crucero hace bastante frio. Respecto al Palacio de Catalina aunque vayas con excursión contratada no te libras de la cola para las taquillas, unas 4 o 5 horas teniamos nosotros, porque en Junio tampoco las vendían on line para nadie ni por libre ni con excursión. Vete prontito aunque no abran el...  Leer más ...
jaurmi
Jaurmi
New Traveller
New Traveller
Ago 02, 2019
Mensajes: 6

Fecha: Vie Ago 02, 2019 09:56 am    Título: Re: Viajar a Moscú y San Petersburgo: Consejos, itinerarios

Hola Trivira, nosotros nos vamos a SP el próximo domingo, queríamos saber si yandex o uber son de fiar ahí Aplauso , ya que hemos visto que el transporte de Pulkovo al centro sale por unos 10 euros solamente...
Por ultimo una pregunta, hicisteis mucha cola esperando a comprar las entradas del palacio del Peterhof? porque solo hemos podido comprar por internet las del jardin inferior.
Muchas gracias!! Aplauso
Triviria
Triviria
Silver Traveller
Silver Traveller
Abr 23, 2019
Mensajes: 10

Fecha: Vie Ago 02, 2019 12:13 pm    Título: Re: Viajar a Moscú y San Petersburgo: Consejos, itinerarios

Hola Jaurmi, Yandex es la aplicación de Uber en Rusia, en general son de fiar, nosotros tuvimos un pequeño problema con uno pero porque no hizo caso al gps, el resto genial, muy barato. Lo que no te recomiendan son los free taxi con los que tienes que regatear y tienden a cobrar bastante mas de la cuenta. Nosotros desde el aeropuerto fuimos en transporte público, no se cuanto costaría un Uber. En Peterhof vimos solo los jardines y llevabamos la entrada, estuvimos allí a tiempo de ver el lanzamiento de la Gran Cascada...precioso.
sinmiraranadie
Sinmiraranadie
Super Expert
Super Expert
Mar 30, 2014
Mensajes: 472

Fecha: Jue Ago 15, 2019 04:09 pm    Título: Re: Viajar a Moscú y San Petersburgo: Consejos, itinerarios

Hola chicos Sigo pensando las opciones para un viaje de 10 dias al año que viene, si queda mucho pero a falta de mas viajes este año, que no han sido pocos, hay que pensar en los proximos. Mi idea es la siguiente Dia 1: llegada a Helsinki a las 13h Dia 2: Helsinki Dia 3: tren bala a primera hora a San Petersburgo (llegada a las 11 am) o salir de Helsinki en el de las 20pm el dia anterior y hacer la noche en San Petersburgo Dia4: San Petersburgo Dia 5: San Petersburgo Dia 6: San Petersburgo (tren flecha roja por la noche) Dia 7: llegada a Moscu y dia en Moscu Dia 8...  Leer más ...
Baader
Baader
Experto
Experto
Mar 02, 2017
Mensajes: 157

Fecha: Sab Ago 17, 2019 06:17 pm    Título: Re: Viajar a Moscú y San Petersburgo: Consejos, itinerarios

Moscú es inmesa y necesitarias mas días,lo esencial de San Piter si lo puedes ver en 3 dias y medio,eso si ,sin relajarte
Yo viaje entre ambas en el Flecha Roja y es una experiencia unica,pero eso si,no esperes estar en tu llegada a Moscú con muchas energias ,yo al menos la mañana siguiente estuve tirado..es un precioso treen y la experiencia merece la pena,pero es eso,un tren
CREAR COMENTARIO EN EL FORO
Respuesta Rápida en el Foro
Mensaje:
Registrate AQUÍ







All the content and photo-galleries in this Portal are property of LosViajeros.com or our Users. LosViajeros.net, and LosViajeros.com is the same Portal.
Aviso Legal - Publicidad - Nosotros en Redes Sociales: Pag. de Facebook Twitter - Política de Privacidad